Esta semana ha sido absurda. Sí, absurda y más que lo pienso me doy cuenta