Esta crónica va dedicada a una seguidora que permanecerá en el anonimato pero que me