Os había echado de menos mogollón, escuchar en mi cabecita esas vocecitas vuestras (ya que