La semana pasada me llamó una amiga, una de esas amigas que nacen a raíz