Nuricoco sin filtros week 40

Ahora en vez de decir que voy por la 40 crónica voy a decir que nos quedan…… Lo digo, nos quedan 12 crónicas, se me está pasando muy deprisa pero muy despacio también.. Los que lleváis todo el tiempo conmigo sabéis que empecé medio Happy y tuve un poco de downfall y la semana pasada decidí que el resto del año no me iba a quejar y solo iba a redactar de cosas guay, el problema es que no encuentro muchas cosas guay……. jajajaja que NO, que tengo muchas, depende en qué posición del tobogán estoy (¿¿eh?? que dices Nuria, sigue leyendo para comprender)..

Desde que decidí dar una vuelta a estas crónicas (siempre recordando que son las crónicas sin filtros) me he estado fijando en todo lo que me pasa a diario para ver como reacciono y que cosas buenas puedo extrapolar para contaros. Tengo que empezar primero dando las gracias a todos por las felicitaciones de cumpleaños, me sentí muy amada, antes de mi change of chip, pensaba… «joo, fulanit@ no me ha felicidado» y este año he pensado «¿Y fulanit@ porque c*** me felicita?» jajajaja veis en mi línea.

Esta semana ha sido un tobogán (¿Qué digo? si mi vida entera es un p*** tobogán) de esos que dan vueltas, que algunas veces no resbalan bien, de esos que están caliente y te quemas o están tan empinados que te caes de culo.. Pues eso, como no puede ser de otra manera comienzo contando una cosa buena dentro de una mala, tipo good news, bad news.. Cuando me preguntan siempre si quiero escuchar las buenas noticias primero o las malas.. siempre, siempre, creo que como todos vosotros, las malas primero..

Si me mirara desde afuera pensaría «¿Y esta gillip*** que c*** le pasa? siempre quejándose de la vida cuando está todo dentro de su control aunque ella no lo sepa». Volviendo al tobogán (más lo digo más ganas me están dando de bajar a mi urba y subirme al tobogán), vamos a llamarlo el tobogán de la vida, en el que todos nos subimos y bajamos como realmente gillip*** porque sé que no soy la única. Cuando estas arriba tienes la sensación de emoción, ese cosquilleo en el estómago, sientes miedo, emoción y algunas veces te da miedo tirarte y vuelves a bajar, otras veces dices WTF y te tiras de cabeza, sea como sea sigues subiendo y bajando como una gillip***. Así es como defino mi vida, es divertida, pero puede ser monótona, terrorífica y siempre llena de diferentes tipos de toboganes. En algún punto de mi vida he pensado en dejar de subir al p*** tobogán, pero me doy cuenta que estoy enganchada, que quiero vivir esa emoción, sea la que sea con tal de poder sentir algo.

Ahora volviendo a mi crónica sin p*** filtros, ¿Qué coño quiero decir con todo esto que está tan cifrado? Qué estoy en un punto de mi vida que estoy un poco mareada ya de tanto subir y bajar y muchas veces quedarme por la mitad sin vaselina que me ayude a bajar. Pero me doy cuenta que hay que seguir subiendo y bajando, no queda otra, hay que seguir buscando nuevos toboganes, más altos, más empinados, con más curvas y disfrutar de la bajada sea como sea y eso es lo que voy hacer.. Actualmente busco nuevos toboganes, si alguien conoce alguno interesante me avisa que estoy preparada con mucha vaselina y valor para tirarme de cabeza. (La palabra tobogán es un cifrado por otra palabra si sabes cuál es enhorabuena, me conoces muy bien, si no, me puedes preguntar que te contestaré francamente).

 

Busca tu tobogán y tírate de cabeza con un poco de vaselina