Nuricoco sin filtros week 34

Llevo unos meses que no estoy muy centrada, pensándolo mejor llevo un par de años, bueno, décadas.. que va, son vidas….Mi dicho favorito es «Always searching for something that isn´t there». No quiero repetir crónica, ya os conté mi drama con lo de encontrar mi p*** nicho. Uno de mis fallos y lo reconozco es que soy muy cambiante, no me conformo, siempre quiero aprender algo nuevo, empiezo algo y no lo termino, me emociono mucho con algo y después lo rechazo, doy mi 150% y después me desinflo, doy todo o nada, ya sabéis mi blanco o negro así soy yo.  El otro día me daba ánimos a mi misma reflexionando en por qué hago esto y me consolaba con ciertos pensamientos de motivación. Hoy os voy hablar de esas gran cagadas y como me recompenso por un trabajo bien hecho..

Si hubiera un grupo tipo AA sería la primera en levantarme y decir «Soy Nuria y soy Cambiante». Soy una cambiante reconocida, si al final soy buena persona, admito mis fallos, pero no consigo arreglarlos o mejorarlos, sigo en mí mismo camino cambiante, nunca dejando que nada crezca, que nada sustente en el tiempo, dejando siempre atrás algo para ir en búsqueda de algo distinto. Esto puede ser bueno, dicen que se deben hacer cosas nuevas, se debe experimentar diferentes situaciones, debes ponerte en situaciones incomodas, pero ¿Hasta qué punto?

Esto es algo con lo que llevo luchando muchos años, cuando analizo por qué, pienso que puede ser porque desde pequeña nos mudamos mucho, íbamos de ciudad en ciudad y pais. Fui a un colegio diferente todos los años hasta el instituto, siempre era la «nueva» tenía que adaptarme a mi nuevo entorno, amigos y cuando ya lo tenía todo casi asimilado BOOM, nos mudábamos una vez más y tenía que empezar de cero (me imagino que no soy la única y no es una excusa, simplemente sólo una observación del por qué a lo mejor soy como soy).  Pienso que llegó un momento que por miedo al que vendrá no me acomodaba con nada, no me quedaba con nadie y mi cuerpo esperaba el cambio como una droga.

Durante mi vida ha habido muchas personas que me han llamado la atención por esto, mi padre el primero que recuero me escribió una carta cuando tendría unos 23 -24 años (que por cierto encontré cuando estuve limpiando las mierdecitas de casa de mi madre, me decía que me tenía que centrar, que iba de un lado para otro, que empezaba algo y no lo terminaba y que tenía excusas para todo (sigo igual). Leyendo la carta, al principio me enfadé, me dio vergüenza, me sentí decepcionada de mi misma, pero empecé a reflexionar como siempre me gusta hacer y pensé…

A ver, las normas de la vida son diferentes para cada persona (nos las ponemos nosotros mismos y siempre hablo de normas que no hacen daño a nadie, incluido uno mismo), estas normas nos las vamos inventando conforme maduramos, las que nos van bien durante una etapa a lo mejor cambian en otra, o se van ajustando. Y aquí discrepo conmigo misma, creo que lo único que no es blanco o negro en mi vida son las normas (estás son súper coloridas). ¿Y por qué las normas son tan coloridas? Porque la vida es color y hay que vivirla, hay que experimentar, probar nuevas cosas, eliminar lo que no nos vaya bien.. La vida es muy corta para hacer algo que no te gusta, estar con alguien que no quieres y hacer siempre lo mismo (acorde a mis normas) aburre.. Si, lo sé esto puede significar que no soy constante, que no avanzo y que no consigo acumular experiencia en ciertas materias, que al final no soy experta en nada.. Pero lo que si gano son experiencias, vivencias, conocimientos dispersos, libertad, diversión y una vida llena de colores flipantes.

Así que juzgarme si queréis pero yo estoy muy feliz con mi vida, mis decisiones y mis normas.. ¿Y vosotros?

Pinta tus normas de colores extraordinarios.