Nuricoco sin Filtros Week 25

Uff lo que me ha costado llegar hasta esta semana.. Meses de «Qué hago», «Qué no hago» ¿Debo hacerlo?», «¿No debo hacerlo?».. He leído, me he informado, he preguntado, he meditado, he pensado, re pensado, he vuelto a preguntar, meditar, informarme, desinformarme, pedir consejos, volver a preguntar… Bueno You get the gist.. (me pillas)… Y no ha sido una decisión fácil, hasta el último momento he dudado (los que me conocéis sabéis lo que me cuesta tomar decisiones.. j*** (ni puedo elegir que pedir de un menú, para tomar decisiones importantes) pero para bien o para mal, la decisión fue tomada.. ¿Queréis saber de qué hablo y como llegue a mi decisión?… Ya sabéis READ F*** ON……

Mira que cotillas, entrando a ver que de c*** hablo. Os doy las gracias por vuestra curiosidad.. Bueno, muchos de vosotros sois algunos de los que llevo meses mareándoos con este tema y en el cual no me habéis ayudado mucho ya que casi todos me decíais, «Es tu decisión», «Es algo muy personal»…nada, que no me ayudasteis nada de nada.. jejejeje. Hablo efectivamente de la vacuna..

A ver, con las personas con las que hablé un porcentaje tenían más claro que el agua que se la querían poner o ya se la habían puesto, otro porcentaje dudaba como yo y otro porcentaje también lo tenían claro que no se la pondrían o ya habían negado la vacuna.. Esta información fue la que empezó el desencadeno de la incertidumbre.. Así que pensé, pues voy a informarme.. Y hay que va Nuria leyendo todo lo que pudo sobre los pros, los contras, vi videos de las dos partes, volví a preguntar a mis amigos (ya, un poco cansados de mí), me pregunté a mi misma, medité, lo eche al azar, pedí una señal.. La primera señal llego cuando me rompí el gemelo y dos días después me llegó la primera notificación. Lo tenía claro.. Mi gemelo era la señal que No debía ponerme la vacuna.. Mis vecinamigas creo que no me creyeron cuando dije que me era imposible ir a ponerme la vacuna por mi pierna y vinieron a mi casa el día antes que me tocaba para insistir que fuera, pero cuando vieron mi pierna (una que es médico hasta me dijo… ummm mejor esperar)…

Y pensé, genial, ya está, perfecto, se olvidaran de mi (mis vecinamigas y los de la vacuna) y no me volverán a molestar.. Todo quedará en el olvido y yo seré feliz y comeré perdices.. Pero, no fue así, claro que no, nada en la vida (bueno mi vida) es así de fácil.. Y llegó la segunda notificación… F**** otra vez, vuelve a preguntar, investigar, leer, informarte… El nivel de ansiedad que tenía crecía y crecía y cada vez lo tenía menos claro.. Conforme se acercaba el día, me ponía más y más nerviosa, más insegura y sólo quería o que se acercara el día para decidir o desaparecer del mapa.. Os tengo que decir que hasta media hora antes de la cita seguía intentando decidir.. para aquí, para allá, mis pensamientos volátiles me atormentaban.

Pensé, Nuria tu coge el coche dirección al centro de vacunación y te lo vas pensando, si decides que No pues nada te das la vuelta.. Todo esto, claro yo hablándome sola en el coche como una loca, yo misma calmándome. Y me dije a mi misma.. Bueno vamos a ver los pros y los contras.. Empezamos por los contras que son los más fáciles.

CONTRAS:

Te mueres
Te conviertes en zombi
Tienes secuelas para el resto de tu vida

PROS:

No te mueres
Tienes inmunidad
Podrás viajar y hacer cosas ya que seguro que vetarán a todos los que no se la ponen

Con esto en mente pensé.. Vamos a ver.. Viví en Miami en los años 80 (¿Que no me metí dentro del cuerpo?), en Los Ángeles en los años 90 (Aquí tampoco me quedé corta) Resto de tiempo de fiesta por Madrid (Aquí ya lo que no he hecho lo vi de cerca, muy cerca).. Por lo que pensé.. Si no me muero por lo menos seré un Zombi, prefiero ser un Zombi que puede viajar y no quien tenga que luchar contra los Zombies…

Así que llegué y entré con mis muletas en mano y sin mi mascarilla (de los nervios la dejé en el coche) cuando me vieron los enfermeritos y los celadores, me dijeron, «Vamos a por una silla de ruedas», y yo «No, no que vergüenza» y ellos «Si, si» nada, me sientan, se empiezan a pelear entre ellos quien me lleva, me tiran piropos tipo «Eres muy glamurosa hasta en sillas de ruedas». Al final entre 3 o 4 me llevan a mi destino (me ofrecen una mascarilla), me hacen preguntas y llegó el momento de la verdad.. Pensé, aún estoy a tiempo.. Pero entré y la enfermera y enfermero que me atendieron eran súper agradables, me calmaron y el enfermero me dijo (creo que vio mi cara de acojonada) «Te la voy a poner lentamente para que no te duela» y así fue, poco a poco el veneno (bueno, lo que me metieran) entró dentro de mí para siempre..

Al terminar otra vez la pelea de quien me llevaba a la sala de espera.. Y ahí me sientan marginada de todos en frente como si yo fuera la profesora en una sala enorme.. todos mirándome y yo mirando a ellos.. Tipo.. A ver quién tiene reacción primero.. Esos 15 minutos creo que han sido unos de los más largos de mi vida.. Tipo cuando vas a despegar en un avión, que piensas.. Si el avión es capaz de subir todo irá bien… La enfermera final que tan amablemente me acercó a mi coche pasado los 15 eternos minutos me dice «Me encanta tu pelo, creo que me lo voy a poner igual» jajajaja

Y es viernes.. sigo viva (por ahora, no hay que cantar victoria), la vacuna me dio reacción, un poco de todo, fiebre, mal estar, mareos, dolor de brazo, cansancio.. redactando esto sigo un poco grogie.. ¿Tome la decisión correcta?

Todas las decisiones que tomamos son las correctas ya que son las que estábamos destinados a tomar»