Los sueños del ayer

Hola otra vez, a ver si por fin pillo ritmo y sigo con estás crónicas que para mí están siendo las más difíciles. Creo que, porque no quiero recordar el pasado, quiero dejarlo estar, que descanse en paz, pero mi alma me dice que lo recuerde y lo abrace y lo deje acompañar a mi futuro. Eso estoy haciendo, going with the flow. Hoy he elegido otra foto de la época de High School ya que esa época es la que me trae más recuerdos del presente.. Empezamos..

No suelo admitir lo que os voy a contar (parece que me he quedado anclada en mis últimas crónicas sin filtros , pero why not, what the f*** hell si ya sabéis que soy un p** libro abierto, no me callo nada (mejor no contarme ningún secreto jajajaja). A lo que voy, que me disperso siempre. Lo que quiero admitir es que mis sueños de niña no eran solo lo de ser una gran bailarina yo quería ser una gran artista. Sí, me hubiera encantado ser modelo (me dijeron que era muy mona pero muy bajita), cantante (umm no afino muy bien) actriz (aquí aún creo que puedo tener una oportunidad todavía, nadie ni yo misma me ha dicho que no puedo). Pues eso.. Durante mi juventud si que pude trabajar de modelo para peluqueros,  de temas de danza y en Los Ángeles tuve la oportunidad de realizar varios anuncios y ser extra en varias películas hasta ser la «stand in» de Sarah Jessica Parker para la serie Equal Justice (ya, ni idea jajajaja).

Dicho todo esto mi vida siempre ha estado anclada con las artes, me apasiona todo lo que tenga que ver con la danza, el teatro, los musicales, la moda y admiro a esas artistas que lo hacen todo y lo hacen perfecto como nuestra representante de Eurovisión Chanel (es que hasta me apasiona su nombre). Muchas de mis amigas y muchas personas la han criticado por el tipo de canción que eligió y hasta su forma de bailar, pero para mí es la perfecta triple threat y una diva en mis ojos.

Así que hoy no solo declaro que mi pasado es mi futuro, que jamás me rendiré en alcanzar cualquier meta que me proponga y lo más importante es que ahora el mero hecho que alguien me diga que no pueda no me lo tomaré a pecho y haré todo lo contrario.