Aventura camping a la nuricoco Style

Erase una vez una niña que llamaremos «gremlin pequeña» (los que habéis leído mis crónicas de Aislamiento la conocéis y los otros, lo repito siempre, empezar a leer c*** que os quedáis atrás y después no os enteráis de na) esta «gremlin pequeña» daba por saco muy a menudo y se parecía mucho al del cuento del lobo (me entendéis).. Pues esta preciosa «gremlin pequeña» quería ir camping y su sorpresa fue cuando su sueño se hizo realidad pero de una manera diferente.. jajajajaja (ya, lo sé, soy mala)..

Este post no tiene nada que ver con camping, sí, habéis leído bien, así que si no queréis saber más, parar de leer ya! jajajaja, ya, ya, soy un poco mentirosa, poniéndolo en el titulo y eso, pero bueno me he sentido mal así que os aviso antes de que continuéis leyendo, pero si seguís entenderéis mi percepción de «camping».

Bueno, continuo, que sois muy pesados y me interrumpís con vuestros pensamientos.. Esta «gremlin pequeña» soñaba con estar en un lugar con poco glamour, teniendo que dormir en condiciones extremas, estar en contacto con la naturaleza, tener solo las necesidades básicas etc.. Y eso es lo que hicimos por dos días… Todo empezó cuando el viernes pasado esta «gremlin pequeña» empezó como siempre exagerando (o lo que yo pensaba era que estaba exagerando ) que le dolía la tripa, que tenia angustias, no la hice mucho caso y me puse hacer el directo de los viernes con mi madre (¿También te lo perdiste? J*** no dais ni una). Pues al finalizar el directo (bueno durante el directo entra la «gremlin pequeña» y me dice que no se siente bien y la toco y digo.. sip tienes décimas).. Bueno esa noche la pobre tuvo fiebre alta, escalofríos, vómitos y diarrea, la di paracetamol y la intenté dar calorcito abrazándola como dice ella «con mis lorzas»... No dormimos nada y el sábado seguía igual y llame a mi vecinamiga medico y claro como hoy en día todos los síntomas nos llevan al mismo sitio…. el temido Covid, llamé al centro de salud, y me dijeron que nada que la llevara el lunes para hacerla la prueba..

Desde este punto ya nos vamos acercando al camping.. Alerto a todo el mundo con el que tuvo contacto ella y nosotros por si acaso y nos aislamos todos, mi hijo ya cagándose en tooo…Nada, pasamos el sábado como pudimos y ya el domingo por la tarde noche seguía igual y ya me empecé a asustar ya que decía que le dolía el lado derecho… ¿¿Apendicitis?? Me acojoné y dije.. Para el hospital vamos directas (lo que desde este momento llamaremos el camping).

No cogimos muchas previsiones para el camping pensando que íbamos solo a visitar las instalaciones así que con lo puesto, sin maquillaje, sin casi peinar (preciosas íbamos).. Llegamos y empezó la aventura.. Que si pruebas, analítica, espera aquí, espera allá, de repente la ponen una via y es cuando la cosa empezó a animarse.. La «gremlin pequeña» llorando (pánico a las agujas), yo intentando calmarla, seguimos esperando, estamos en urgencias y podemos ir viendo la gente que entra y sale, grita etc.. (muy interesante).. Todo esto mientras que cada 10 minutos la «gremlin pequeña» tenía que ir corriendo al baño..De ahí vamos a que la hagan una eco, nos lleva un hombrecito que pensamos sería su primer día o no tenía buen sentido de la orientación. Nos llevaba por pasillos solitarios, yo pensando.. Va a salir algún loco con sangre y cuchillo a matarnos como en las pelis de terror.. Por fin llegamos y la hacen la eco y nos dice la chica, esperar aquí, ahora vienen a por vosotras… Y esperamos, y esperamos, acojonadas pensando que el que vendría sería el asesino en serie del camping.. Al final tuve que salir yo, y empezar a empujar la silla de ruedas por el camping, hasta que nos encontraron y nos devolvieron..

Por fin nos dan las buenas noticias «Estáis admitidas al camping» que bien, muchas gracias, nada así de fácil, le ponen suero a la «gremlin pequeña» y a esperar que nos dieran ubicación dentro de las instalaciones del camping..

A todo esto ya eran las 2:30 de la mañana y ya no sabíamos si teníamos frío, sueño, cagalera (hablo por ella), dolores abdominales (hablo por ella) o que.. La pobre ahora cada 10 minutos tenia que atravesar el pasillo con su via, y «camisón de abuela» (así es como ella llamó al vesitidio tan mono que la prestaron en el camping). Le mandó una foto con el camisón a una amiga y la amiga la dice «Me recuerdas a mi bisabuela, la última vez que la vi llevaba el mismo camisón puesto». En fin, todo esto en el camping de urgencias esperando a nuestra campaña propia. Por fin a las 4 de la mañana nos acompañan a lo que fue nuestra estancia por 2 noches…

Entramos en la campaña en la cual ya se encontraban otros 2 invitados. De la oscuridad y calma entramos nosotras (tan monas que íbamos) a invadir el espacio de estas pobrecitas personas.. entramos (la «gremlin pequeña» en la camilla, yo andando medio sonámbula) y veo a una mujer (tipo de mi edad y a alguien en la cama pero no pude apreciar edad) y digo «Buenas noches» y pienso…. que coño digo buenas noches, si son casi buenos días… y de repente la vocecita de la persona ya en la cama dice «¿gremlin pequeña?»..Y la «gremlin pequeña» dice «¿Amiga?» (no pongo nombres, la llamaremos amiga) .. Aparentemente se conocían.


Y aquí empieza la aventura del camping.. Son las 4 de la mañana, no tengo nada de provisiones, me señalan a un sillón que estaba en la sala asignado a mi , me dicen que tire de la palanca en el lado derecho y que el sillón se respaldaría hacía atrás y me dan una sabana, la «gremlin pequeña» acojonada, yo nada, intento acomodarme para que podamos apagar la luz y que las otras pobres puedan seguir durmiendo.. me siento y tiro y tiro de la palanca y eso no se movía, a todo esto la «gremlin pequeña» me dice «me cago, tengo que ir al baño» Me levanto, la acompaño y como podemos vamos al baño con el palo del suero que no cabe muy bien por el espacio asignado.. Mientras ella cagaba yo intento una vez más ajustar mi sillón pero no hay manera, nada volvemos a la cama… Pido a una enfermera si hay posibilidad de cambiar el sillón pero nada de nada.. Ya son casi las 5 de la mañana y me medio senté/tumbé con la sabanita, una sudadera enroscada como almohada, me acomodo como puedo y cuando ya pienso que voy a poder descansar escucho…  «mama que me cago, tengo que ir al baño»  (esta escena se repite toda la noche (bueno mañana, yo que se, madrugada??)).


Al despertar, por fin nos saludamos apropiadamente con nuestras compañeras de campaña, coincidencia que nos conocíamos del cole, la amiga la pobre estaba de camping porque se había roto dos vertebras menos mal que estaba bien y solo necesita un corset y reposto.. El resto del día nos pasamos la otra madre y yo atendiendo a las niñas.. Una que si se cagaba, la otra que si la podía ayudar a moverse de posición, una quejándose que tenía hambre (la mía) la otra que no. Y nada a esperar a que nos dieran un diagnostico… Con tanto tiempo para pensar y observar, de repente me dice la «gremlin pequeña» «Mamá mira al techo» .

 

Y es cuando empezamos a pensar «WTF happened here» el día da para mucho cuando estás de camping. Aquí es cuando la digo.. «¿No querías ir camping? Pues toma camping» jajajaa.. me dice «No es lo mismo» y yo «Sí, a ver, no tenemos nuestras comodidades de casa, yo estoy durmiendo en condiciones incomodas, tenemos compañeros de acampada, nos falta encender la hoguera y quemar los mashmellows» parece ser que no le gustó mucho mis comparaciones y me dijo «mama que me cago, tengo que ir al baño» (así todo el día).  A media mañana se fue la mamá de la amiga y llegó el papá.. Tengo que decir ( y perdón a esos papas que son muy apañados) me se nota la diferencia de como una madre responde ante una situación comparado con el hombre (no cuento más detalles, pero jajajajajaa).

Una de las aventuras del camping que jamas olvidaré fue cuando nos dijeron que necesitaban una muestra de heces.. Sí, si… Allí que va mi hija a intentar hacer su caca en una palanca para recogerla con un palito y meterla en un botecito (ya, que gráfica eres Nuria, guarra, os j**** no leer más si no os gusta j***). Pues de repente escucho «Mama, ven entra al baño» y yo……. ufff entro y me encuentro lo que puedo describir como, a ver, como lo describo… tipo montaña de gelatina, tipo slime.. Sí algo así.. Las dos miramos la mierda, nos miramos una a la otra, volvimos a mirar la mierda y sin decir nada las dos a la vez dijimos «vamos a llamar a la enfermera» jajajajajajaa es que sin guantes yo es que…. podría a ver sido un reto pero, opte por dejarlo estar….(Tenéis suerte que entré al baño sin mi móvil que si no tendríais foto).

Nada, la segunda noche ya me habían traído algo de previsiones (gracias amiga, sabes quien eres) y nos preparamos para dormir, el sillón seguía roto y me dijeron que nada, que disfrutara del camping, así que la otra mamá y yo intentamos improvisar y hacer una cama glamour.

En principio tenía buena pinta pero en mitad de la noche me escurría, se me caía la almohada, y nada segunda noche sin dormir. La noche nada divertida, ademas escuchábamos a una viejita en otra habitación que gritaba «Venir, onde estáis», «Abrir la puerta», «Estoy aquí».……..

Bueno, decir que redacto todo esto como siempre con risas y bromas, pero no es nada de risa lo que pasamos y vaya susto, al final encontraron la causa de la infección y gracias a los antibióticos (bueno probaron varios y uno la dio alergia, de repente dice «Mamá mi brazo se está quemando que me quiten esto ahora mismo!!!!» y menos mal que la enfermera vino corriendo y se lo quito..  Y el martes por fin nos dieron el alta igual que a su amiga.. Que la voy a llamar «Valiente Creativa» (ella sabe porque).

También decir que nos trataron de maravilla los médicos de urgencias,  los médicos de planta y las enfermeras.. Recomiendo el camping altamente si estáis en situación delicada y queréis pasar unas noches inolvidables y salir renovad@s y curad@s.